martes, 6 de diciembre de 2011

COULANT ALPUJARREÑO


Posiblemente sea el coulant de chocolate una de las recetas más sorprendentes que he visto por lo espectacular que resulta para aquel comensal que desconociéndolo, observa como al cortarlo comienza a brotar el chocolate caliente desde su interior.
Lo hago con mucha frecuencia porque a mi gente le encanta, desde hace tiempo llevo pensando hacerlo de otro sabor que no fuera chocolate y la semana pasada aprovechando que tenía invitados probé con el turrón de Jijona y fue un éxito.
Todo esto coincidía con la idea de preparar un pintxo para el concurso, así que pensé en uno de mis platos preferidos: el plato alpujarreño y mezclando todas estas ideas surgió este “COULANT ALPUJARREÑO”


Estos son los ingredientes para 4 pintxos:

- 2 ó 3 patatas medianas
- 4 huevos
- 2 lonchas de jamón ibérico
- ½ pimiento rojo y otro verde asados o fritos, yo le puse pimiento del piquillo que era lo que tenía.
- Puñadito de maíz tostado (kikos) machacados



 Lo primero es pelar y cocer las patatas, una vez listas las machacamos con la mantequilla, la sal, la pimienta y un poco de nata para que quede un puré más cremoso.


Rellenamos los moldes dejando un hueco en el centro donde colocamos la yema de huevo y cerramos con más patata dándole forma de magdalena.





Por otro lado preparamos el crujiente de jamón, colocando las lonchas sobre un papel de horno, ponemos otro encima y colocamos una bandeja encima para que haga presión y quede prensado, horneamos a 180º durante 15 minutos, sacamos del horno, retiramos el exceso de grasa y dejamos enfriar sobre papel absorbente.

Batimos las claras a punto de nieve y con ayuda de una manga pastelera decoramos la patata por encima como si fuera un pastelito, es mejor desmoldar la patata antes de decorarla y hornearla, ya que cuando está caliente al intentar sacarla del molde nos podemos quemar y se puede romper.

Con el horno precalentado, horneamos a 270º durante 5 minutos hasta que empiece a dorarse.

 Con mucho cuidado, sacamos del horno y dejamos enfriar 1 minuto para poder manipularlo sin quemarnos, emplatamos, decoramos con los kilos machacados, con el crujiente de jamón y con los pimientos. 


 Lo mejor de todo es el momento del corte cuando empieza a salir la yema.


Esta es otra opción, pero creo que queda menos vistosa, montamos la clara igual a punto de nieve y la extendemos sobre un papel de horno, horneamos a unos 50º durante un hora aproximadamente hasta que quede un crujiente de clara.


Buen provecho!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada